skip to Main Content
ANTES BIEN, ACCIONES DE GRACIAS

ANTES BIEN, ACCIONES DE GRACIAS

Estados Unidos y algunos países del Hemisferio, celebran hoy el Día de Acción de Gracias. Es una fecha originalmente concebida por los peregrinos que llegaron a estas tierras, para darle gracias a Dios por la cosecha. A pesar de los orígenes puros, la celebración luego fue tomando un tono secular, por parte de los que no eran sensibles a Dios. Estos no lo celebraban para agradecerle sus bondades, sino para comer juntos con familiares  y amigos. En estos días, millones de personas viajan a través del mundo, para tratar de unirse a otros por el día de Acción de Gracias. Pero, ¡qué lindo, si el sentido original fuera restaurado! Entonces se podría mirar verdaderamente al cielo y decir a Dios con la familia: ¡Cuan asombrosas son tus obras! (Sal. 66:3). ¡Gracias te damos, Señor, gracias te damos! (Sal. 75:1).
Es preciso saber desde la Palabra, a qué le llama Dios, “Acción de Gracias”. El texto que citamos en el título de este material, es el que aparece en Efesios 5:3-4: “Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos… sino antes bien acciones de gracias”. Aquí se nos está enseñando a filtrar lo que no debe ni siquiera ser mencionado entre nosotros, y entonces, positivamente se reclama, “… antes bien, acciones de gracias”. 
Las acciones de gracias muestran que tenemos un claro sentido de quién es Dios. Debido a que es del Padre de las luces de quien desciende toda buena dádiva, y todo don perfecto (Ver Stg. 1:17), él merece ser reconocido en esa dignidad, y lo logramos hacer, cuando le agradecemos con acciones, sus favores.
 
Emerge en este sentido, aquel primer mandamiento de todos, que tiene que ver con amar a Dios, aun con todas las fuerzas (Ver Dt. 6:5). Si amamos a Dios, somos agradecidos con él, y entonces, no escatimamos cuánto nos cueste hacer una acción de gratitud, aunque valga poner todas las fuerzas.
 
Por tanto, se impone la pregunta: ¿Qué es una acción de gracias? De la Palabra sabremos que:    
1. Una acción de gracias no es un mero sentimiento de gratitud, pero se origina verdaderamente en el corazón. Por eso la Biblia dice: “Sed agradecidos” (Col. 3:15).
2. Una acción de gracias, haya sustento en la intención de recordar los favores que el Señor nos ha dado. Por eso el Salmista decía: “Bendice alma mía a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios” (Sal. 103:2).
3. Una acción de gracias es la expresión visible o audible del agradecimiento que sentimos dentro del corazón. Por ejemplo:
a) En la Ley, 
 –  Se hacían ofrendas de acción de gracias (Lev. 7:13; Jer. 33:11).
 –  Se traían sacrificios de acción de gracias a Jehová (Lev. 22:29).
b) En los Salmos:
 –  La acción de gracias era una exclamación con la voz, dirigida a Dios: “Para exclamar con voz de acción de gracias, y para contar todas tus maravillas” (Sal. 26:7).
 –  La acción de gracias era un mandamiento a tener en cuenta cuando se entraba a las puertas de la Casa de Dios (Sal. 100:4).
c) En los profetas:
 – La acción de gracias era la voz de una nación que estaba en regocijo (Jer. 30:19).
d) En las Epístolas:
 –  Las acciones de gracias son palabras que bendicen a Dios, pronunciadas en lenguaje entendible, a tal manera que los que las oyen, pueden decir, Amén (1 Co. 14:16).
  – La acción de gracias sobreabunda para gloria de Dios, a medida que muchos son alcanzados por Su bendita gracia (Ver 2 Co. 15). El sentido es que cada redimido es potencialmente un dador de acción de gracias al Señor .
– La acción de gracias es la respuesta de aquellos que habían estado padeciendo necesidad y han sido beneficiados de la generosidad de los amados hermanos. Los tales abundan en muchas acciones de gracias a Dios (Ver 2 Co. 9:12).
– La acción de gracias es la declaración de fe, de los que oran pidiendo algo a Dios. Los tales no esperan ver la respuesta para agradecerla, sino que sellan su petición con anticipadas acciones de gracias (Ver Fil. 4:6).
En la Biblia hay muchos ejemplo de gente que hizo acciones de gracias. Citamos dos:
v ¡Qué representativa fue la que ofreció Naamán, el general sirio sanado de lepra a través de Eliseo! Así dijo agradecido: “… de aquí en adelante tu siervo no sacrificará holocausto ni ofrecerá sacrificio a otros dioses, sino a Jehová” (2 R. 5:17). La total consagración a Dios, es una acción de gracias de gran valor de acuerdo a los parámetros del cielo.
 
v ¡Qué ejemplo tan nítido de una acción de gracias, hizo aquel ex leproso sanado por Jesús! De los diez que fueron limpiados, solo aquel Samaritano se regresó y vino a Cristo, para postrarse a sus pies y darle gracias. Aquel se convirtió en un catedrático para nosotros, respecto a ese tipo de gratitud, que lleva acompañada una acción (Ver Lc. 17:11-19).  
Amados, servir a Dios, es una acción de gracias, por haber recibido a través del Evangelio, el Reino: “Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia” (He.12:28).
¡Que en esta celebración expresiva del cotidiano peregrinar de los hijos de Dios, no centremos nuestra mirada principalmente en el comer, sino “antes bien, acciones de gracias”! ¡Dios quiere llevarnos a otro nivel, pero primero quiere que agradezcamos con acciones de fe, todo lo que hasta aquí nos ha dado! Esta es la llave de la relevancia en la vida cristiana.
 
Bendiciendo y dando gracias con Jesús, por el pan y por la copa, por su Cuerpo y por Su Sangre, conforme a Mt. 26:26-27,
 
Soy vuestro en Cristo,
 
Pst. Eliseo Rodríguez.
Iglesia E. Monte de Sion.
Back To Top